Acceso a los subdetalles de Contaminantes

Metales pesados

 

02/10/15

Los metales pesados son un grupo de elementos químicos que presentan una densidad relativamente alta y cierta toxicidad para el ser humano.

Muchos de los metales que tienen una densidad alta no son especialmente tóxicos y algunos son elementos esenciales en el ser humano, independientemente de que a determinadas concentraciones puedan ser tóxicos en alguna de sus formas. Sin embargo, hay una serie de elementos que en alguna de sus formas pueden representar un serio problema medioambiental y es común referirse a ellos con el término genérico de "metales pesados".

La peligrosidad de los metales pesados es mayor al no ser química ni biológicamente degradables. Una vez emitidos, principalmente debido a la actividad industrial y minera, pueden permanecer en el ambiente durante cientos de años, contaminando el suelo y acumulándose en las plantas y los tejidos orgánicos. Además, su concentración en los seres vivos aumenta a lo largo de la cadena alimentaria.

Los metales pesados tóxicos más conocidos son el mercurio, el plomo y el cadmio.

Más información:

  • Legislación [ampliar]
  • Protocolo de preparación previa de muestras para el análisis de contaminantes metálicos en alimentos [ampliar]
  • Factores de transformación [ampliar]
  • Cadmio [ampliar]
  • Mercurio [ampliar]
  • Plomo [ampliar]
  • Arsénico [ampliar]