Acceso a los subdetalles de Contaminantes

Contaminación radioactiva

 

17/11/2017

A raíz del accidente ocurrido en la central nuclear de Fukushima el 11 de marzo de 2011, y con el fin de limitar los posibles riesgos para la seguridad alimentaria, la Unión Europea decidió reforzar los controles sobre la importación de productos alimenticios y piensos procedentes de Japón. Por esta razón, se adoptó el Reglamento de Ejecución (UE) 297/2011 de la Comisión, de 25 de marzo de 2011, por el que se imponían condiciones especiales a la importación de piensos y alimentos originarios o procedentes de Japón a raíz del accidente en la central nuclear de Fukushima.

La evolución de la situación ha conducido a la revisión de las medidas existentes teniendo en cuenta los datos sobre la presencia de radiactividad en piensos y alimentos que han facilitado las autoridades japonesas. De esta forma se adoptó el Reglamento de Ejecución (UE) 2016/6 de la Comisión, de 5 de enero de 2016, que impone condiciones especiales a la importación de piensos y alimentos originarios o procedentes de Japón a raíz del accidente en la central nuclear de Fukushima y deroga el Reglamento de Ejecución (UE) n° 322/2014. Asimismo, en noviembre de 2017 se ha publicado un nuevo reglamento, el Reglamento de Ejecución (UE) 2017/2058 de la Comisión, de 10 de noviembre de 2017, que modifica al anterior.

Según su Artículo 1, el reglamento será de aplicación a los piensos y alimentos, incluidos los alimentos secundarios, originarios o procedentes de Japón, con las siguientes excepciones:

  • Productos que hayan sido recolectados y/o transformados antes del 11 de marzo de 2011;
  • Envíos personales de piensos y alimentos de origen animal correspondientes al ámbito de aplicación del artículo 2 del Reglamento (CE) nº 206/2009 de la Comisión;
  • Envíos personales de piensos y alimentos que no sean de origen animal, que no sean comerciales y que estén destinados a una persona particular únicamente para su consumo y uso personal. En caso de duda, la carga de la prueba recae en el destinatario del envío

Así, los alimentos y piensos (“productos”) se ajustarán a la tolerancia máxima para la suma de cesio-134 y cesio-137 que se establece en el Anexo I del Reglamento.

El conjunto de medidas previstas son las siguientes:

  • Cada envío a la UE de los piensos y alimentos originarios o procedentes de Japón a que se hace referencia en el anexo II y clasificados en los códigos NC mencionados, así como piensos y alimentos compuestos que contengan más del 50 % de dichos piensos y alimentos, se notificará a las autoridades competentes de los PIF (Puestos de Inspección Fronteriza) o PED (Puntos de Entrada Designados), al menos dos días laborables antes de la llegada física del envío. Para ello cumplimentarán, en el caso de los productos de origen no animal, la parte I del documento común de entrada (DCE), contemplado en el artículo 3, letra a), del Reglamento (CE) 669/2009 teniendo en cuenta las orientaciones sobre el DCE establecidas en el anexo II de dicho Reglamento; a efectos del presente Reglamento, la casilla I.13 del DCE puede contener más de un código de producto; y en el caso del pescado y los productos de la pesca: el documento veterinario común de entrada (DVCE) establecido en el anexo III del Reglamento (CE) no 136/2004.
  • Las autoridades competentes del PIF o del PED efectuarán controles documentales de todos los envíos de productos a que se refiere el Artículo 5.1 , y, controles físicos aleatorios y de identidad aleatorios, incluidos los análisis de laboratorio para detectar la presencia de cesio-134 y cesio-137 (el resultado analítico tiene que estar disponible en un plazo máximo de cinco días laborables).
  • Cada envío de productos a que se refiere el Artículo 5.1, originarios o procedentes de Japón, irán acompañados de una declaración válida, redactada y firmada de conformidad al artículo 6. Esta declaración deberá certificar que los productos cumplen la legislación vigente en Japón. Además, dicha declaración deberá certificar uno de los siguientes extremos:
    • que el producto ha sido cosechado o transformado antes del 11 de marzo de 2011, o bien
    • que el producto no es originario ni procede de ninguna de las prefecturas enumeradas en el anexo II, para las que la toma de muestra y análisis de este producto es obligatoria, o bien
    • que el producto procede de una de las prefecturas enumeradas en el anexo II, para las que la toma de muestras y el análisis de este producto es obligatorio, pero que no es originario de ninguna de ellas y que no ha estado expuesto a la radiactividad durante el tránsito, o bien
    • que el producto es originario de una de las prefecturas enumeradas en el anexo II, para las que el muestreo y el análisis de este producto es obligatorio, y que va acompañado de un informe de análisis que contiene los resultados del muestreo y del análisis, o bien
    • si se desconoce el origen del producto o de sus ingredientes presentes en más del 50 %, que el producto va acompañado de un informe de análisis que contenga los resultados del muestreo y del análisis.

El pescado y los productos de la pesca a que se hace referencia en el anexo II, capturados o criados en las aguas costeras de las prefecturas de Fukushima, Gunma, Ibaraki, Tochigi, Miyagi, Chiba o Iwate deberán ir acompañados de la declaración a que se refiere el apartado 1 y de un informe de análisis que contenga los resultados del muestreo y del análisis, con independencia del lugar en el que se desembarquen.

Los productos que no se ajusten a lo dispuesto en este Reglamento no se comercializarán. Tales productos serán destruidos de manera segura o devueltos a Japón.