Acceso a los subdetalles de Contaminantes

3-MCPD, Glicidol y sus esteres

 

19/01/2017

El 3-Monocloropropano-1,2-diol (3-MCPD) es un contaminante del grupo de los cloropropanoles que se forma durante la fabricación de la salsa de soja y de las proteínas vegetales hidrolizadas producidas por hidrólisis ácida. Además, en el refinado de algunos aceites vegetales, como el aceite de palma, aparecen, junto con los esteres del 3MCPD, el glicidol, los esteres glicidílicos y el 2-MCPD como contaminantes del proceso. Concretamente se generan en el proceso de refinado a altas temperaturas, por encima de los 200 ºC. Por tanto, los ésteres de 2-MCPD y 3-MCPD, así como los ésteres glicidílicos, son contaminantes importantes de los aceites comestibles transformados utilizados como alimentos o como ingredientes alimentarios.

El 3-MCPD ha sido clasificado como posible agente carcinógeno (Grupo 2B) por IARC, al provocar infertilidad y disminución en la actividad del sistema inmunológico en ratas de experimentación. Por su parte, los esteres glicidílicos han sido clasificados como probables agentes carcinogénicos (Grupo 2A) por IARC. Por su parte, el 2-MCPD no ha sido evaluado por este organismo internacional hasta la fecha.

Evaluación del riesgo

En 2001 el Comité Científico de la Alimentación Humana de la UE adoptó un dictamen científico por el que se actualiza su dictamen de 1994. A partir de la nueva información científica estableció una ingesta diaria tolerable (TDI) de 2 µg/kg p.c para el 3-MCPD (sustituida en 2016).

Paralelamente, el 3-MCPD fue evaluado por organismos internacionales como JECFA, estableciendo una PMTDI (Provisional Maximun Tolerable Daily Intake) de 2 µg/kg p.c (sustituida en 2016). Asimismo, exponen recomendaciones y buenas prácticas de fabricación de modo que los operadores económicos participen del control de este compuesto en sus productos.

En el año 2013 la EFSA publicó un informe sobre la presencia de 3-MCPD en alimentos en Europa con una evaluación de la exposición preliminar en la que describe niveles de 3-MCPD analizados en 1235 muestras de alimentos recogidos en los Estados miembros de la UE entre 2009 y 2011 (2% datos enviados por España).

En la mayoría de los grupos de alimentos recopilados por EFSA los valores medios oscilaron entre "no detectado" y 50 µg/kg. Los valores más altos se encontraron en "Grasas y aceites animales y vegetales” y sus subgrupos. Según este informe, la exposición media a 3-MCPD calculada fue <1 µg/kg de peso corporal y día en la mayoría de los grupos de población (N= 60 de 64), por debajo de la TDI. El P95 de la exposición está por debajo de la TDI en 56 grupos de población y entre 2 y 3 µg/kg de peso corporal al día en los otros ocho grupos de población. La "Margarina y productos análogos" así como las "Grasas y aceites vegetales (excepto aceite de nuez)” fueron los principales contribuyentes a la exposición dietética total entre los grupos de población, seguido de “Pan y bollos", "Productos de bollería fina" y "Carne en conserva (ahumada)”.

En mayo de 2016 la EFSA publicó una Opinión científica relativa a los riesgos para la salud asociados a la presencia del 3- y el 2-MCPD y sus esteres y el glicidol y sus esteres glicidílicos. En esta opinión, la EFSA evaluó 7.175 datos de presencia de estos contaminantes en los alimentos y encontraron que los niveles más elevados se hallan en los aceites y grasas vegetales, especialmente aquellos derivados de palma. Tras la evaluación del riesgo llevada a cabo, la EFSA concluye que no es posible mantener la TDI previamente establecida para el 3-MCPD de 2 µg/kg pc/día en base a la evidencia científica actual. En este sentido, la EFSA ha establecido una nueva TDI para la suma del 3-MCPD y sus esteres (por tener efectos acumulativos) de 0,8 µg/kg p.c./día. La exposición dietética estimada reveló que los lactantes y los niños superan esta ingesta diaria tolerable.

Por otra parte, y debido a los efectos neoplásicos atribuidos al glicidol y sus esteres glicidílicos, no es posible establecer una ingesta diaria tolerable y EFSA utiliza la aproximación del Margen de exposición (MoE). Se concluye que, para los escenarios de exposición estudiados, el MoE está por debajo de lo que se considera un margen de baja preocupación, por lo que no se puede descartar el riesgo.

En noviembre de 2016, JECFA publicaba las conclusiones de la evaluación actualizada del 3-MCPD y sus esteres y del glicidol y sus esteres. En esta evaluación, JECFA establece una nueva PMTDI para la suma de 3-MCPD y sus esteres de 4 µg/kg p.c./día, cinco veces superior a la establecida por la Autoridad europea EFSA. Por otro lado, las conclusiones sobre los esteres glicidílicos pueden indicar una preocupación para la salud teniendo en cuenta los bajos MoEs obtenidos.

Gestión del riesgo

Desde que se conoce la formación de estos compuestos, diferentes organismos internacionales han emitido recomendaciones y buenas prácticas de fabricación de modo que los operadores económicos participen del control de estos compuestos en sus productos. Por ejemplo, el Instituto Internacional de Ciencias de Salud (ILSI) en colaboración con la Comisión Europea, viene realizando talleres en los que participan representantes de la industria, la investigación y de autoridades sanitarias nacionales e internacionales y en los que se exponen novedades respecto de este contaminante. Además, cada año se reúnen grupos de expertos para debatir distintos aspectos de 3-MCPD y sus ésteres.

Actualmente, en la UE hay establecido un nivel máximo de 20 µg/kg de alimento como nivel máximo permitido para 3-MCPD en proteína vegetal hidrolizada y salsa de soja, incluido en el Reglamento 1881/2006.

En base al informe científico publicado por EFSA en 2013, la Comisión emitió la Recomendación  2014/661/UE  en la que se insta a participar activamente a los explotadores de empresas alimentarias y de piensos, y a los Estados Miembros, en el control de la presencia de 2- y 3-MCPD, de ésteres de ácidos grasos de 2- y 3-MCPD y de ésteres glicidílicos de ácidos grasos en los alimentos.

La nueva opinión científica emitida por EFSA en 2016 pone de manifiesto la necesidad de seguir trabajando para conseguir la disminución de la exposición a través de la dieta de la población a estos contaminantes de proceso. En este momento, se están debatiendo niveles máximos de la suma de 3-MCPD y sus esteres y del glicidol y sus esteres lo más bajos como sean razonablemente posibles en el marco de la Comisión Europea, en aras de conseguir un nivel adecuado de protección de la salud.

Legislación