Seguridad Alimentaria/Red de Alerta Alimentaria
Acceso a las subsecciones de Red de Alerta Alimentaria

Red de Alerta Alimentaria

 

Con el objetivo de proteger la salud humana y poder gestionar los riesgos alimentarios para la salud de los consumidores, se dispone de un sistema coordinado de alertas alimentarias, cuyos principios de actuación y funcionamiento se basan en lo establecido en el artículo 25 de la Ley 17/2011, de seguridad alimentaria y nutrición y los artículos 50 a 52 del Reglamento (CE) n.º 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, por el que se establecen los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria, se crea la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y se fijan procedimientos relativos a la seguridad alimentaria.

Dentro de este sistema, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) se constituye como punto nacional de contacto de las siguientes redes de alerta:

  • Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI). Red nacional coordinada por la AESAN en la que participan las autoridades competentes en materia de seguridad alimentaria de las comunidades y ciudades autónomas, el Ministerio de Defensa (a través de la Inspección General de Sanidad de la Defensa), la Comisión Europea (a través de la Dirección General SANTE) y la Subdirección General de Sanidad Exterior, Dirección General de Salud, Calidad e Innovación, del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar. Además, participan otra serie de organismos y organizaciones mediante convenios de colaboración específicos en el marco del SCIRI.
  • Red de Alerta alimentaria de la Unión Europea (Rapid Alert System for Food and Feed, (RASFF). La AESAN, como punto de contacto nacional de la red de alerta europea, coordina todas las actuaciones realizadas en territorio nacional que afectan a productos alimenticios incluidos en notificaciones comunicadas a nivel europeo. Estas notificaciones pueden estar motivadas por peligros detectados en productos nacionales distribuidos a otros países o por peligros detectados en productos distribuidos en nuestro país y originarios de otros Estados miembros de la UE.
  • Red de alerta de la OMS y la FAO (INFOSAN). La AESAN, como punto de contacto de la red de alerta de la OMS y la FAO, coordina a nivel nacional actuaciones relacionadas con alertas alimentarias que afectan a productos con distribución fuera de la UE, siempre en estrecha colaboración con las autoridades de la red de alerta comunitaria RASFF.

Estas redes permiten mantener una constante vigilancia de cualquier riesgo o incidencia que, relacionado con los alimentos, pueda afectar a la salud de los consumidores. El objetivo fundamental de este sistema es garantizar que los productos que se encuentran a disposición de los consumidores son seguros y no presentan riesgos para su salud.

Para conseguir este objetivo, la base primordial es el intercambio rápido de información entre las distintas autoridades competentes, empresas alimentarias y consumidores, facilitando de este modo las actuaciones oportunas sobre aquellos productos alimenticios que pudieran tener repercusión en la salud de los consumidores.

Dentro de esta sección de alertas alimentarias pueden consultarse las siguientes subsecciones:

Alertas alimentarias de interés general: Se incluye en esta subsección información de aquellas alertas alimentarias que deban ser objeto de información pública, bien por su repercusión sanitaria o por su posible distribución al consumidor final. No se incluyen las alertas alimentarias de alérgenos ni las de complementos alimenticios, que por sus características particulares disponen de una subsección específica.

Alertas alimentarias de alérgenos: Se incluye en esta subsección información sobre las alertas por presencia de determinados ingredientes u otras sustancias o productos que, cuando se utilizan en la producción de alimentos y siguen estando presentes en el producto acabado, pueden provocar alergias o intolerancias en algunas personas. Algunas de estas sustancias o productos tienen efectos alergénicos o de intolerancia demostrados científicamente, que en ciertos casos pueden suponer un riesgo grave para la salud de las personas afectadas. Por tanto, es importante que se facilite información rápida y puntual sobre su presencia en los alimentos, a fin de que los consumidores elijan con conocimiento de causa las opciones que sean seguras para ellos.

Alertas alimentarias de complementos alimenticios: Se incluye en esta subsección información sobre las notificaciones por presencia, entre otras sustancias, de sustancias farmacológicamente activas comercializadas como complementos alimenticios, en particular, sustancias empleadas para incrementar el vigor sexual, para favorecer el desarrollo muscular o para estimular la pérdida de peso. Estos productos son comercializados sin la necesaria supervisión y control de las autoridades sanitarias y, por tanto, suponen un grave riesgo para la salud de las personas que los consumen. 

Informes del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI): La AESAN elabora anualmente los informes del SCIRI que recogen toda la información relativa a las notificaciones de red de alerta que han afectado a nuestro país, incluyendo una descripción detallada de los productos involucrados, los peligros detectados y el origen de los alimentos incluidos en las notificaciones.