Para el consumidor/Para saber más sobre seguridad alimentaria

Desperdicios

 

Desperdicios

 

La puesta en marcha de la Estrategia “Más alimento, menos desperdicio”, requiere de la participación de amplios segmentos de la sociedad y de los agentes de la cadena alimentaria.

Es necesario aunar esfuerzos de todos los actores implicados para continuar trabajando en la mejora de la eficiencia de la cadena alimentaria, que contribuya a corto, medio y largo plazo a la disminución del desperdicio alimentario. Todos los agentes en la cadena de suministro de alimentos, están contribuyendo de forma directa o indirecta a la prevención y reducción de las pérdidas y desperdicio de alimentos.

La prevención y reducción del desperdicio alimentario presenta un perfil de implicación multisectorial, multidisciplinar y multifactorial.

La Estrategia requiere que la prevención y reducción del desperdicio alimentario no debe estar ligada a una política intervencionista y restrictiva. De acuerdo con esta filosofía, la aplicación de la Estrategia “Más alimento, menos desperdicio”, se instrumentará mediante recomendaciones, acuerdos voluntarios y autorregulación, si bien en algunos ámbitos estas medidas podrán ir acompañadas de iniciativas normativas dirigidas a mejorar la eficiencia de la cadena de suministros.

La propia Comisión Europea estima que cada año se desaprovechan más de 1.300 millones de toneladas de alimentos, es decir 1/3 de la producción mundial, de los que 89 millones de toneladas de comida en buen estado se despilfarran cada año en la propia Unión Europea. Las pérdidas y el desperdicio de alimentos se producen en todos los eslabones de la cadena alimentaria, en el campo, en las industrias de transformación, en la fase de distribución, en los comedores escolares y restaurantes y en las casas de los propios consumidores.

Las causas no son siempre las mismas, y varían según el tipo de producto, según la producción, el almacenamiento, el transporte, el envasado y, por último, los malos hábitos o la falta de concienciación de los consumidores.

Esas 89 millones de toneladas de alimentos que se desperdician en el seno de la Unión, representan  al año 179 kg pc, de los cuales hay una estimación porcentual:

  • 42% se estima proviene de los hogares, del cual el 60% sería evitable.
  • 39% de los procesos de fabricación, del cual la mayor parte se considera inevitable.
  • 5% de la distribución.
  • 14% de los servicios de restauración y catering.

En este escenario, El Parlamento Europeo, emitió una propuesta de Resolución sobre cómo evitar el desperdicio de alimentos, marcando estrategias para mejorar la eficiencia de la cadena alimentaria en la EU,

En dicha Resolución se pide a la Comisión, al Consejo y a los Estados miembros que elaboren estrategias y medidas concretas para reducir a la mitad el despilfarro de alimentos a lo largo de toda la cadena de abastecimiento de aquí a 2025, mejorar la eficiencia del sector y sensibilizar a la opinión pública sobre un tema que todavía se ignora en muchos aspectos.

Más información