Nutrición/Reformulación de alimentos/Plan de Reducción del Consumo de Sal

Plan de Reducción del Consumo de Sal

 

Según la OMS, las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la mayor causa de muerte en todo el mundo y la hipertensión arterial (HTA), el factor de riesgo más importante de carga de enfermedad. Uno de los principales determinantes implicados en el origen de la HTA es el excesivo consumo de sodio, que se ingiere en la dieta en forma de cloruro sódico (sal común). Para prevenir la HTA, la OMS recomienda que la ingesta máxima de sal diaria sea de 5 g. de manera que por cada 2,5 g. de sal se toma 1 g. de sodio.

El Grupo de Alto Nivel sobre Nutrición y Actividad Física de la Comisión Europea estableció en el año 2008 el denominado Marco europeo para iniciativas nacionales sobre la sal, para que cada Estado Miembro se comprometiera a lograr una reducción de, al menos, el 16 % de sal en todas las categorías de alimentos, en los cuatro años siguientes.

Así, bajo la coordinación del Grupo de alto nivel, los Estados Miembros comenzaron a desarrollar iniciativas dirigidas a afrontar el elevado consumo de sal en Europa, trabajando con todas aquellas organizaciones internacionales relevantes, como la OMS.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través de la AECOSAN desarrolló a finales del año 2008 un Plan de Reducción del Consumo de Sal (PRCS) en la población para reducir la morbilidad y mortalidad atribuida a la hipertensión arterial y las enfermedades cardiovasculares, con unos objetivos concretos de reducción para alcanzar progresivamente las recomendaciones de la OMS respecto de la ingesta de sal en la población.

PLAN DE REDUCCIÓN DEL CONSUMO DE SAL EN ESPAÑA (PRCS)

Evaluación y monitorización


Objetivos y metas del PRCS


Reformulación de alimentos. Convenios y acuerdos


Información y sensibilización de la población