Nutrición/Reformulación de alimentos - Mejoras en la composición de los alimentos y bebidas para una alimentación más saludable.
Acceso a las subsecciones de Reformulación de alimentos

Reformulación de alimentos - Mejoras en la composición de los alimentos y bebidas para una alimentación más saludable.

 

La obesidad y otras enfermedades relacionadas con los alimentos siguen aumentando en Europa. La mayoría de los europeos consumen alimentos o bebidas que contienen demasiada sal, grasas saturadas y azúcares añadidos siendo sus patrones alimentarios poco saludables.

En España, la Estrategia NAOS, alineada y reforzada con las políticas sanitarias de ámbito europeo (UE, OMS – EURO...), desarrolla acciones o intervenciones específicas, para proteger la salud, en base a la evidencia científica, promoviendo, entre otras, la reformulación de productos (cambios en la composición) para conseguir ofrecer a todos los ciudadanos alimentos y bebidas con mejor composición nutricional y que con la información más adecuada se facilite decisiones y elecciones más saludables en el consumidor, contribuyendo así a la adopción de estilos de vida más saludables.

La línea política de reformulación que impulsa la UE, a través del High Level Group (Grupo de trabajo de los Estados Miembros (EEMM) y de la Comisión Europea), considera prioritario el abordaje de reducción de ciertos nutrientes o reformulación de productos para alcanzar niveles de consumo razonables y compatibles con la mejora de la salud de la población. Desde el año 2008 y hasta el momento, el Grupo de Alto Nivel de la Comisión Europea ha establecido 2 acuerdos marco de actuación y dos anexos sobre los siguientes nutrientes:

Estos acuerdos marco y anexos son de uso voluntario y ayudan a los EEMM a reforzar la implementación y evaluación de las líneas de reformulación y mejora de los productos a nivel nacional. Recogen los objetivos de reducción para cada uno de los nutrientes apoyándose en la evidencia científica y en las recomendaciones de consumo establecidas por la OMS y la EFSA, e incluyen un listado de grupos o categorías de alimentos en los que centrar las reducciones a nivel europeo, en base a su mayor consumo, entre otros aspectos. No obstante, los EEMM pueden establecer otras prioridades  de abordaje de la reformulación en diferentes grupos de alimentos adaptándose a sus especificidades, cultura y otras razones de salud pública de ámbito nacional.

La AECOSAN, a través de la Estrategia NAOS, forma parte de este Grupo de Alto Nivel y desarrolla iniciativas para abordar la reducción de los nutrientes en los alimentos:

Plan de Reducción del Consumo de Sal


Reducción de nutrientes seleccionados (grasas, grasas saturadas, grasas trans, azúcares añadidos y contenido energético). Reformulación de productos.


Grupo de trabajo con la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB).


Se ha reforzado el impulso de la reformulación de productos a nivel europeo, y para conseguir hacer “fácil, la elección más saludable” las instituciones europeas reconocen la necesidad de una acción conjunta y combinada a diversos niveles en Europa y entre todos los interesados (stakeholders) implicados.

Por ello el 22 de febrero de 2016 en Amsterdam, los EEMM, liderados por Holanda sobre quien recae la Presidencia Europea acordaron una Hoja de ruta para la acción para la mejora de los productos alimenticios (“Road Map for Action on Food product Improvement”) con el objetivo de acelerar dicha acción concertada entre los implicados (Gobiernos nacionales, los operadores de empresas alimentarias, la Comisión Europea, la OMS, las ONG, los Consumidores, etc.) y conseguir acelerar compromisos y resultados y ampliar la oferta más saludable de alimentos y bebidas reformulados.